Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y recopilar información estadística sobre tu navegación. Aceptar
personCrear cuenta

Los rincones con más encanto de la Costa Brava

Pueblos medievales, playas de postal y rincones con mucho encanto para enamorarse de la Costa Brava… ¡aún más! Mi recomendación: si podéis, visitad estos lugares fuera de temporada alta. Mayo, junio y septiembre son meses ideales para descubrir la Costa Brava: sin aglomeraciones y con un clima ideal.

Empezamos por los rincones con encanto cerca del mar. Ordenados de norte a sur, esta es una ruta que podéis realizar en un solo día, ya que hay apenas 35km entre los dos extremos. Acercaos en coche y parad en cada lugar para disfrutar de la magia y el encanto de cada rincón.

Sa Tuna

En el Cap de Begur se encuentran algunas de las playas más bonitas de la Costa Brava. Y Sa Tuna es sin lugar a duda una de ellas. Una cala chiquitina y acogedora, rodeada de pinos y naturaleza y arropada por el calor de la gente que reside en el núcleo de Sa Tuna.

Es un lugar selecto que invita a quedarse una temporada. Entre sus casas blancas, inmaculadas y llenas de flores destaca un pequeño hotel con encanto (el único hotel de la playa): el Hostal Sa Tuna, una antigua casa de pescadores situada a primera línea de mar.

Aigua Xelida, Tamariu

Seguimos en el Cap de Begur; esta vez cerca de Tamariu, otro de los pueblos más bonitos del corazón de la Costa Brava. La cala de Aigua Xelida ganó en 2009 el premio al “Paisaje favorito de Catalunya”. ¿Os podéis imaginar por qué? Os lo diré yo: ¡el lugar desprende encanto por todos lados! Esta pequeña (o mejor dicho, estrecha) cala tiene un color turquesa que enamora y está rodeada de vegetación. ¡Es la quintaesencia de la Costa Brava!

El núcleo urbano más cercano está a 2 km y para llegar a la cala hay que llegar a pie. Acercaos hasta la urbanización Aigua Xelida en coche y seguid hasta llegar a la calle de Illa Blanca. Tendréis que aparcar el coche en esta zona. Luego, bajando la calle de Illa Blanca encontraréis unas escaleras que os conducirán hasta la cala.

En el pueblo de Tamariu encontraréis el pequeño hotel con encanto Es Furió, situado delante de la playa de Tamariu que bien merece un chapuzón y un paseo por la arena.

Aiguablava

Continuamos en el corazón de la Costa Brava, muy cerca de Begur. Aiguablava se ha ganado una merecida buena fama por su entorno natural y el color azul que da nombre a la playa. A pesar de que podéis llegar hasta Aiguablava en coche, lo más recomendable es que hagáis un trozo del camino de ronda que une la playa con el hotel Aigua Blava. Unos escasos quince minutos andando que os permitirán ver paisajes costeros y pequeños rincones con encanto. 

 

Hotel de cuatro estrellas con unas privilegiadas vistas al mar en uno de los lugares mas emblemáticos de la Costa Brava, la bahía de Aiguablava, en Begur, sobre las acogedoras y cristalinas calas de Fornells y Aiguablava, con 80 habitaciones, magníficos jardines y uno de los mejores restaurantes de la Costa Brava.

desde 118€

Calella

El pueblo de Calella de Palafrugell es uno de los más bonitos y emblemáticos de la Costa Brava. Un tesoro mediterráneo que ha inspirado a escritores como Josep Pla y cantautores como Joan Manel Serrat (en Calella Serrat compuso la canción “Mediterráneo”).

Aunque un paseo por Calella siempre es más que recomendable, si podéis elegir un momento en el que visitar Calella, elegid el primer sábado de julio, cuando se celebra su popular Cantada de Habaneras, un espectáculo digno de ver en directo. ¡En 2016, celebran su 50ª edición!

Calella es pintoresca y está llena de encanto. Son famosas sus arcos a la orilla del mar y sus casas blancas de pescadores. En el mismo núcleo de Calella encontraréis tres fantásticos hoteles: el Hotel Alga, situado en la avenida principal de Calella y a pocos metros de la playa; el Hotel Sant Roc, a orillas del mar, con excelentes vistas a las playas de Calella; y el Hotel Garbí, ideal para ir con niños.

 

El Hotel Alga ubicado en la avenida principal de Calella de Palafrugell, a 200m de la playa, pone a su disposición 59 habitaciones, diferentes tipos de salones con capacidad hasta 300 personas, más de 7.000m2 de jardín, 2 piscinas, pista de tenis y parking. Ofrece, además, los servicios de habitaciones, desayuno buffet, bar, lavandería, fax.

desde 110€
 

Los huéspedes del Hotel Sant Roc no sólo pueden disfrutar de una vista imponente de las calas de Calella de Palafrugell desde su terraza o pasear por su jardín arbolado sinó que también pueden acceder directamente al mar desde el hotel. O disfrutar de unas inmejorables vistas desde su restaurante panorámico.

desde 119€
 

A tan solo 200 metros de Calella de Palafrugell y a 30 minutos de cinco campos de golf la família Serra regenta un acogedor hotel, el Garbí. Un hotel donde sus clientes podrán bañarse en su piscina climatizada en el jardín o relajarse en el jacuzzi en la habitación. Y donde podrán disfrutar de una refinada cocina mediterránea.

desde 101€

S’Alguer

S’Alguer es un precioso núcleo de pescadores que seguro os robará el corazón. Parece la imagen de una postal o de un cuento de hadas; sólo que es bien real y que podréis pasear por su calejuela, sentaros en la cala o daros un chapuzón.

Podéis llegar a S’Alguer directamente en coche o bien a pie por el camino de ronda que sale desde La Fosca por un lado o desde Playa Castell por el otro.

Este rincón de la Costa Brava fue declarado “Bien de Interés Cultural” en 2004 para evitar que nada cambie y conseguir que este remanso de paz y tranquilidad permanezca así de auténtico para siempre. S’Alguer es un lugar único y lleno de encanto que no os podéis perder si visitáis la zona de Palamós.

En S’Alguer no hay hoteles así que tendréis que alojaros cerca de Palamós, Platja D’Aro  o Sant Antoni de Calonge. El hotel Silken Park San Jorge se encuentra a 15 minutos en coche de La Fosca y está idealmente ubicado entre Platja d’Aro y Sant Antoni de Calonge. Es un hotel muy moderno y tiene una piscina estupenda con vistas al mar.

 

En un bello enclave de la Costa Brava, elevado sobre dos calas de aguas cristalinas rodeadas de pinos que brindan un inmenso azul mediterráneo, el Park Hotel San Jorge de Calonge-Platja d’Aro le ofrece unas modernas instalaciones entre las que destacan la terraza y su piscina sobre el mar. El lugar perfecto para disfrutar de unas plácidas vacaciones o de una corta escapada de fin de semana, en la que combinar el ocio con distintas prácticas deportivas, tenis, hípica, senderismo y golf, gracias a su ubicación cercana a los principales campos de golf de la provincia de Girona. Acceso directo a las calas Bella Dona, Sant Jordi y Cap Roig, una de las imágenes más emblemáticas de la Costa Brava.

desde 63€

La Fosca

La playa de La Fosca se encuentra en Palamós y es una de las mejores playas de la Costa Brava. Extensa, tranquila, acogedora, familiar, de fácil acceso y, además, un lugar perfecto para caminar junto al mar. Desde La Fosca podréis andar hacia S’Alguer, del que os hablaba antes.

A dos calles de la playa La Fosca tenéis el hotel Ancora, un hotel muy cómodo y familiar, ideal para una escapada a Palamós.

* * *

Situado a pocos metros de la tranquila playa de la Fosca el Hotel Àncora dispone de unas modernas instalaciones y de 46 habitaciones totalmente equipadas que, sumadas a una selecta cocina intenacional y regional convierten la estancia en este hotel en una experiencia inolvidable en cualquier época del año.

desde 84€

Además de los lugares con encanto situados junto al mar, existen otros rincones con encanto en la Costa Brava interior.

El Empordà está lleno de pueblos medievales  y paisajes preciosos. Lugares perfectos para dar un paseo, comer en un buen restaurante o aprovechar un día en el que alguna nube haya tapado el sol.

A continuación, os presento los tres rincones del Empordà con más encanto. Hay apenas 20km entre el primero y el último y los podéis visitar en un par de horas.

Palau-Sator

Palau-Sator es la joya escondida del Empordà. Poca gente lo conoce y es un pueblo medieval igual o más bonito que sus vecinos Monells o Peratallada. Tras pasar por debajo de la imponente Torre de las Horas, entraréis en Palau-Sator y descubriréis que conserva todo su encanto medieval con las murallas y el castillo. Pasead por sus calles y recorred el pueblo hasta la plaza del castillo. ¡Precioso!

Cerca de Palau-Sator está Pals, el pueblo medieval más popular de la zona;  y allí se encuentra el hotel con encanto Mas Salvi: un lujo para todos los sentidos. Sus ocho suites dobles disponen de terrazas privadas y acceso directo al jardín y al increible entorno natural que las rodea.

 

Escondido en la zona verde protegida del Carmany de Pals, en el corazón de la Costa Brava, hallamos el Mas Salvi, una masía del siglo XVII rehabilitada y convertida en un lujoso hotel. Rodeado de 70.000 metros cuadrados de bosques privados el Mas Salvi disfruta de un entorno natural incomparable.

desde 280€

Peratallada

Peratallada es uno de esos pueblos en los que no te cansarías nunca de hacer fotos. Un pequeño pueblo medieval lleno de encanto y de vida. Calles empedradas y sin tráfico (hay que dejar el coche aparcado fuera, en un aparcamiento habilitado) y balcones y fachadas llenos de flores. Las terrazas y tiendas monas ponen la guinda a un pueblo con encanto de la Costa Brava interior.

Dentro del recinto amurallado de Peratallada, encontraréis el pequeño hotel con encanto El Cau Del Papibou. Construido en una casa solariega del siglo XVIII, este hotel es también un restaurante exquisito. 

Monells

Monells es otro de los pueblos medievales con encanto de la Costa Brava. Una visita obligada que os permitirá conocer un poco más del Baix Empordà. La localidad se construyó alrededor de un castillo del que hoy día quedan solo las murallas, pero pasear por sus calles llenas de historia os hará recordar la Edad Media de caballeros y princesas. No os perdáis su preciosa plaza porticada.

Muy cerca de Monells tenéis otro pueblo encantador: Madremanya. Y allí un hotel precioso como es La Plaça Madremanya. Una antigua masía reformada que todavía conserva las piedras y las baldosas, las bóvedas de cañón y la Bohemia originarias.

Fotos:

Armando Gonzalez Alameda (Sa Tuna), Asier Sarasua Aranberri (AiguaBlava), Jordiipa (Aigua Xelida),  Jorge Franganillo (Calella),  Jordi Carceller Comas  (S’Alguer), Jorge Franganillo (La Fosca), Miquel Colomer Planagumà (Palau-Sator), Jose Manuel Mota (Peratallada), Jennifer Woodard Madera (Monells).

¿Eres blogger?

¿Quieres ser socio?

X
únete a Costa Brava Hotels
X
Iniciar sesión
Si no tienes una cuenta, puedes crear una haciendo clic aquí.
X
Recuperar contraseña
Hemos recibido su solicitud. Si la cuenta proporcionada existe enseguida le reenviaremos un correo electrónico con su nueva contraseña.