Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y recopilar información estadística sobre tu navegación. Aceptar
personCrear cuenta

Los hoteles de la Costa Brava con calas secretas

¡Psssst! Eh, acercaros que os contaremos un secreto. ¡Uno de los buenos! ¿Sabéis que en la Costa Brava todavía hay calas escondidas que sólo unos cuantos privilegiados conocen? ¿Y queréis saber lo mejor? Vosotros podéis ser los próximos descubridores, quienes dentro de cuatro días cuando el agua del mar sea un poco más templada podréis disfrutarlas en todo su esplendor, y sentir que formáis parte de estos tesoros escondidos entre rocas y pinos.

Y no creáis que haya que ir muy lejos ni hacer grandes caminatas para llegar, hoy os hablaremos de calas silenciosas y resguardadas que están cerca de vuestro hotel. Basta con que prestéis atención y abráis bien los ojos, porque seguramente más de una vez habéis pasado muy cerca de ellas pero ha acabado yendo a una playa mucho más masificada.

La primera que os contamos es la Cala Culip, el en Cap de Creus. Una bucólica playita de piedras junto al faro del Cabo de Creus, quien en su memoria guarda el hundimiento de varios barcos griegos y romanos. Podréis llegar a la cala desde la zona del antiguo Club Med. De aguas transparentes y azul intenso, os permitirá disfrutar de una de las vistas más salvajes de la Costa Brava.

Y muy cerca, en Portbou, la Cala del Pi, a la que accederéis desde el camino de ronda, una vez pasadas las Tres Platgetes, y donde os espera una playita de guijarros que se abren paso hasta unas aguas cristalinas, ideales para hacer snorkel y disfrutar de un paisaje privilegiado.

Sin dejar el Cabo de Creus también os recomendamos la Cala Jugadora, en Cadaqués, un lugar resguardado de la tramontana y con acceso a 10 minutos caminando desde el mismo faro. Tiene una parte de arena y otra de piedrecitas y, eso sí, soleada como pocas otras calas. Vuestra mejor opción de alojamiento en esta zona es el Hotel Playasol de Cadaqués, moderno y confortable, frente a la bahía que cautivó a Salvador Dalí.

 

Este moderno y confortable hotel está situado en la badia de Cadaqués, en una tranquila y soleada cala con una de las mejores vistas de la zona. En el Playa Sol podrá disfrutar de su jardín y su piscina con restaurante de verano y en sus habitaciones encontrará terraza, televisión vía satélite, aire acondicionado y calefacción.

desde 139€

Continuamos en el Alt Empordà, en Port de la Selva. Andando por el GR-11  encontraréis las indicaciones para bajar hasta la Cala Tavallera, de aquella tonalidad grisácea tan típica de las piedras del norte de la Costa Brava. Una cala preciosa y muy solitaria, a la que se accede después de unos dos kilómetros de caminata.

Seguimos dibujando la Costa Brava de norte a sur, para hablaros ahora la Cala Estreta, en Palamós. Debéis seguir más allá el camino de la playa de Castell, y luego bajar por un sendero que os llevará hasta una caleta doble, larga y estrecha, en un escenario natural incomparable.

Y desde la Fosca, siguiendo por el camino de ronda dirección norte, llegaréis hasta uno de los rincones más pintorescos de la Costa Brava, la cala S'Alguer. Preciosa tanto en verano como en invierno, de día y de noche, esta playita resguarda antiguas casitas de pescadores, que dan color y luz a un lugar que ha inspirado a artistas de todas las épocas. Aquí, el Hotel Àncora va a satisfacer todas vuestras expectativas y os dejará muy cerca de la misma playa de La Fosca.

Y muy cerca, en Tamariu, la cala de Aigua Xelida, de arena fina y resguardada por los pinos que bailan al ritmo de la brisa marina. Josep Pla estaba enamorado de esta playita, a la que podéis llegar caminando desde la misma playa de Tamariu, o desde arriba en la carretera y siguiendo el camino que baja hasta la costa. En este caso podéis elegir entre algunos alojamientos excepcionales en Llafranc: el Hotel El Far, una antigua hospedería situada junto a una ermita y de una torre de vigilancia, en uno de los más altivos promontorios frente al Mediterráneo.

Histórico y familiar, el Hotel Llafranch, situado en el mismo paseo marítimo es otra opción muy recomendable. Y el Hotel Llevant, que desde 1935 ofrece unas refinadas instalaciones y una selecta cocina recomendada en la prestigiosa guía Gourmetour. Anotad también el nombre del Hotel Terramar, casi con los pies en el agua, es un establecimiento donde prima el confort y la comodidad. Y si deseáis conocer Tamariu vuestra elección es el Hotel Hostalillo, rodeado de pinos y con el mar tan cerca que os parecerá estar tocándolo. Y en el extremo sur de la Costa Brava, os vendrá de primera el Hotel Sant Pol de Sant Feliu de Guíxols, en plena bahía. Igual de bien estaréis en el Hotel Hipócrates Curhotel, ideal para descansar y cuidar de vuestros cuerpos.

Desde esta localización, os descubrimos tres perlas muy apreciadas por los que tienen la suerte de haber estado allí alguna vez: Cala Pola, en Tossa de Mar, de arena gruesa y agua turquesa. Se llega desde el camping Pola. Y en Blanes, la Cala sa Forcanera, donde habitualmente hay barquitas fondeadas, y la pequeñita y escondida Cala s’Agüia, de grandes guijarros y accesible en barca o también andando desde el jardín tropical Pinya de Rosa.

Ya lo veis, si creíais que ya habíais pisado los mejores rincones de la Costa Brava, debéis reconocer que ahora os hemos tentado mucho. Y, confesadlo,  a la que podáis iréis a descubrir personalmente algunas de estas joyas de la naturaleza que hoy os hemos contado.

 

Situado a pocos metros de la tranquila playa de la Fosca el Hotel Àncora dispone de unas modernas instalaciones y de 46 habitaciones totalmente equipadas que, sumadas a una selecta cocina intenacional y regional convierten la estancia en este hotel en una experiencia inolvidable en cualquier época del año.

desde 84€
 

El hotel Llafranc, un establecimiento familiar situado sobre el paseo marítimo y frente al mar con 28 habitaciones totalmente equipadas, posee una oferta gastronómica de calidad con una cocina tradicional. Está abierto todo el año y en su bar terraza, un espacio único y singular, se encuentran los ambientes más diversos.

desde 92€
 

A la orilla del mar, en la típica villa marinera de Llafranc, se erige el Hotel Llevant, un precioso hotel con vistas al mar en Llafranc. La tradición avala este hotel, fundado el 1935, que pone a disposición de sus clientes unas refinadas instalaciones y una selecta cocina recomendada en la prestigiosa guía Gourmetour.

desde 85€
 

Situado en el corazón de la Costa Brava, a diez metros de la playa de la cala de Llafranc, el Hotel Terramar pone a vuestra disposición un establecimiento donde el confort y la comodidad son nuestra prioridad. El hotel combina experiencia, juventud y solvencia en un ambiente familiar y hospitalario que se renueva cada temporada.

desde 109€
 

Hotel totalmente reformado en 2014. Sorprende a tu pareja, familia y amigos. ¡Ven a Tamariu y descubre el Hotel Hostalillo!

El Hotel Hostalillo, situado en Tamariu, uno de los más bellos y pintorescos lugares de la Costa Brava, rodeado de pinos junto a la playa. Hotel ideal por la tranquilidad de un entorno único gracias a su emplazamiento, encanto y riqueza paisajística. Se encuentra a apenas 20 metros de la playa y permite contemplar desde sus diferentes espacios toda la magia de la Petita Costa Brava.

Dispone de 66 habitaciones climatizadas y totalmente equipadas para que te sientas como en casa: baño con secador y espejo de aumento, mini bar, televisión, caja fuerte y Wi-Fi gratuito. Relájate en nuestras amplias terrazas: Bar Mirador y Restaurante con extraordinarias vistas sobre la Costa Brava.

No sólo es un lugar de vacaciones, el Hotel Hostalillo de Tamariu ofrece todo lo que se puede desear para la celebración de una boda de ensueño. Y si vienes por negocios, disponemos de una sala para convenciones y reuniones de empresa.

desde 110€
 

El Hotel Sant Pol se encuentra en Sant Feliu de Guíxols, delante mismo de la Playa de Sant Pol, en la Costa Brava. Dispone de 22 habitaciones, todas ellas con terraza, de las cuales 12 son con maravillosas vistas a la bahia de Sant Pol, y cinco llamadas superiores porque disponen de una gran bañera de hidromasaje. Todas ellas equipadas entre otros servicios de aire acondicionado, calefacción, TV satelite, acceso a Internet (WIFI) gratuito, caja fuerte, teléfono directo, minibar y baño completo con secador.

Por su ubicación, justo delante de la playa, el Hotel se presenta como un lugar de encanto con unas vistas privilegiadas, además de ofrecer una situación excepcional para los amantes de la playa y los deportes acuáticos. Así mismo, por su proximidad a las Vias Verdes y a la Via Ferrata, hace que sea un buen lugar de paso para ciclistas, senderistas, y gente a la que le guste practicar la escalada, con el añadido de poder disfrutar de unas vistas cerca del mar muy apreciadas.

En el Restaurante del hotel podrá saborear una cocina especializada en arrozes, pescados y marisco. Es un Restaurante de gran tradición en la zona y dispone de amplios salones para banquetes o reuniones de empresa.

desde 89€
 

¿Eres blogger?

¿Quieres ser socio?

X
únete a Costa Brava Hotels
X
Iniciar sesión
Si no tienes una cuenta, puedes crear una haciendo clic aquí.
X
Recuperar contraseña
Hemos recibido su solicitud. Si la cuenta proporcionada existe enseguida le reenviaremos un correo electrónico con su nueva contraseña.