Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y recopilar información estadística sobre tu navegación. Aceptar
personCrear cuenta

Las mejores playas de la Costa Brava

He estado en Cerdeña, Sicilia, Australia, Mallorca, Menorca y también en Croacia. Y yo lo tengo muy claro: ¡como en la Costa Brava, en ninguna parte! Mi historia de amor con la Costa Brava pasa por sus aguas limpias y frescas, su infinidad de calas estupendas por descubrir, sus pueblos medievales preciosos a cualquier época del año, sus verbenas de verano, sus festivales, su música y sus paisajes de postal. También por ese olor a pinos llegando a la playa y ese cric-cric de fondo cuando aprieta el calor. ¿Y qué me decís de los caminos de ronda que esconden calitas secretas y rincones paradisíacos? Tenemos un paraíso en casa y tenemos la suerte de poderlo disfrutar todo el año; ¡aprovechémoslo!

Hay playas para todos los gustos, pero a continuación os presento las que son, para mí, las mejores playas y calas de la Costa Brava, ordenadas de norte a sur:

Cadaqués y Cap de Creus

Uno de los pueblos más famosos y míticos de la Costa Brava, gracias a su toque Daliniano y a su paisaje marinero. ¡Cadaqués es un flechazo mediterráneo a primera vista! Su gran atractivo: casitas blancas con puertas azules, una bahía tranquila y preciosa, barcas de pescadores y Dalí. Un fin de semana en Cadaqués es más que recomendable para todo aquél que quiera conocer la Costa Brava. Además de tumbaros en sus pequeñas calitas, podréis pasear por sus callejuelas comerciales, explorar el Paraje de Tudela, visitar la Casa de Salvador Dalí en Portlligat, hacer senderismo o buceo por el Parque Nacional de cap de Creus, comer delicioso marisco recién pescado y brindar con una copa de vino del Empordà viendo el atardecer. Su localización remota la convierten en un lugar mágico y único. Por poco que podáis, mi recomendación es que os quedéis al menos una noche. Así, disfrutaréis de más tiempo para conocer los alrededores de Cadaqués y el Cap de Creus, y disfrutaréis del ambiente nocturno, cuando muchos visitantes ya se han ido.

¿Dónde dormir? El Hotel Playa Sol está recién reformado y tiene una localización óptima frente a una cala pequeña y tranquila. Dispone de parking privado con vigilancia (¡muy importante el aparcamiento en Cadaqués ya que los vehículos están limitados!), piscina, jardín, habitaciones con vistas al mar y pista de tennis, entre otros. 

 

Este moderno y confortable hotel está situado en la badia de Cadaqués, en una tranquila y soleada cala con una de las mejores vistas de la zona. En el Playa Sol podrá disfrutar de su jardín y su piscina con restaurante de verano y en sus habitaciones encontrará terraza, televisión vía satélite, aire acondicionado y calefacción.

desde 139€

Cala Canyelles Petites, Roses

Una playa perfecta para ir con niños es Cala Canyelles Petites, muy cerca de Roses. Esta era la playa favorita de mi abuela y siempre le he tenido especial cariño. A ella le encantaba sentarse en las dos pequeñas rocas que hay en medio de la playa y dejar que el agua del mar acariciara sus pies. El mar en Cala Canyelles es poco profundo y la arena es fina. Lo mejor de todo es que la playa no está tan masificada y es fácil conseguir poner la toalla en primera o segunda línea. La playa cuenta con un par de chiringuitos y es fácilmente accesible (eso sí, hay que bajar algunas escaleras desde el paseo principal de la localidad).

¿Dónde dormir? En Roses, una buena opción de alojamiento que nunca falla es la del mítico Hotel Almadraba Park de Rosas. Otra buena opción es el Hotel 1935, que cuenta también con apartamentos para 2-4 personas.

 

Encima de un promontorio sobre el mar el Almadraba Park Hotel acoge a sus visitantes en 66 confortables habitaciones. Su piscina de agua de mar y sus terrazas le confieren al Almadraba Park Hotel un encanto especial que acompaña con una magnífica oferta gastronómica y un esmerado servicio.

desde 175€

Sant Martí d’Empúries y L’Escala

Si os gusta la historia, no os perdáis la playa de Sant Martí d’Empúries. ¡Aquí desembarcaron los griegos hace varios siglos para explorar la Península Ibérica! Además de visitar las Ruinas de Empúries y dar un paseo bajo los pinos, la playa de Sant Martí d’Empúries es muy recomendable por lo tranquila que es. Podéis ir andando hacia l’Escala en un paseo fácil y agradable de unos 30 minutos, bordeando la costa. Un buen plan es comer en L’Escala: no os perdáis sus famosas anchoas. Si preferís un plan más sencillo y flexible, podéis llevaros un picnic y comer bajo los pinos que hay junto a la playa de Sant Martí; ¡tendréis sombra y estaréis bien frescos!

Y otro buen plan es el de quedarse a dormir, por ejemplo, en el Hotel Can Miquel, frente al mar en la hermosa Cala Montgó.

 

El Hotel Can Miquel está situado en la playa de Cala Montgó, sólo 4 km del núcleo de la Escala, en el Alt Empordà. Cala Montgó es un claro ejemplo de la auténtica Costa Brava, con el Macizo del Montgrí terminando abruptamente en acantilado enmarcando una playa de arena fina. 

El hotel dispone de 37 habitaciones dobles, 4 de ellas habilitadas para discapacitados y 2 con jardín, todas ellas reformadas recientemente. Todas nuestras habitaciones son dobles convertibles en triples, luminosas, con un baño completo y disponen de una terraza con vistas a la piscina y los montes que forman parte del macizo del Montgrí o bien a la zona ajardinada. Las habitaciones superiores son dobles convertibles en familiares, con capacidad de hasta 4 personas, más espaciosas y luminosas. 

Forman parte de sus instalaciones una piscina privada, piscina climatizada (no cubierta), dos pistas de tenis, zona ajardinada, garaje cerrado exclusivo para los clientes, un restaurante con terraza frente a la playa y un restaurante de carne a la brasa al aire libre justo delante del mar. Un lugar para disfrutar de la tranquilidad y la belleza de la Costa Brava.

desde 58€

Aiguablava

En Aiguablava las fotos no necesitan retoques: ¡el agua es así de turquesa! Es una cala pequeña y muy concurrida en verano por lo que es necesario que vayáis temprano (o fuera de temporada) a menos que queráis acabar poniendo crema solar a vuestros vecinos. En la propia cala hay varios bares y restaurantes para comer. Una recomendación: el restaurante Toc de Mar. La arena es fina y el agua poco profunda. Muy recomendable hacer un tramo de camino de ronda. Otra recomendación: el Hotel Aiguablava, con vistas insuperables a las calas de Fornells y Aiguablava.

 

Hotel de cuatro estrellas con unas privilegiadas vistas al mar en uno de los lugares mas emblemáticos de la Costa Brava, la bahía de Aiguablava, en Begur, sobre las acogedoras y cristalinas calas de Fornells y Aiguablava, con 80 habitaciones, magníficos jardines y uno de los mejores restaurantes de la Costa Brava.

desde 118€

Platja Fonda

Si os gusta bañaros en una playa profunda y con arena gruesa, Platja Fonda es vuestra mejor opción. Que las escaleras para acceder a ella no os desanimen para descubrir esta fabulosa joya de la Costa Brava. Por la tarde, cuando el sol se esconde detrás de la montaña, la playa queda en sombra en gran parte.

Además de Aiguablava y Platja Fonda, no os perdáis Sa Tuna, Illa Rolla y Fornells, todas ellas en el Cap de Begur. Para explorar toda esta zona, lo mejor es alojarse en Begur y hacer excursiones en coche a cada playa. Para los más deportistas, también podéis recorrer las playas de Begur a través de los caminos de ronda, yendo de una playa a otra.

¿Dónde dormir? Tenéis el Hotel SaTuna, situado en la misma cala de Sa Tuna. Un hotel pequeño con solo 5 habitaciones pero absolutamente precioso.

En esta zona de Begur echad también un vistazo al Hotel Cluc Begur y al Spa-Classic Begur, ambos hoteles con muchísimo encanto situados en el casco medieval de Begur.

Tamariu

Si en el Cap de Begur sopla la Tramuntana (viento fuerte del norte, muy típica de esta zona del Empordà), una buena opción es ir hacia el sur, hacia las playas de Palafrugell. Una de las más encantadoras, familiares y bonitas es Tamariu. Allí estaréis resguardados y disfrutaréis de una playa de arena gruesa, aguas tranquilas y transparentes, en una antigua población pesquera con mucho encanto y tradición.

¿Dónde dormir? El Hostalillo tiene acceso directo a la  playa de Tamariu, a la Cala dels Lliris y al camino de ronda que os llevará a descubrir el paisaje fabuloso de la Costa Brava.

 

Hotel totalmente reformado en 2014. Sorprende a tu pareja, familia y amigos. ¡Ven a Tamariu y descubre el Hotel Hostalillo!

El Hotel Hostalillo, situado en Tamariu, uno de los más bellos y pintorescos lugares de la Costa Brava, rodeado de pinos junto a la playa. Hotel ideal por la tranquilidad de un entorno único gracias a su emplazamiento, encanto y riqueza paisajística. Se encuentra a apenas 20 metros de la playa y permite contemplar desde sus diferentes espacios toda la magia de la Petita Costa Brava.

Dispone de 66 habitaciones climatizadas y totalmente equipadas para que te sientas como en casa: baño con secador y espejo de aumento, mini bar, televisión, caja fuerte y Wi-Fi gratuito. Relájate en nuestras amplias terrazas: Bar Mirador y Restaurante con extraordinarias vistas sobre la Costa Brava.

No sólo es un lugar de vacaciones, el Hotel Hostalillo de Tamariu ofrece todo lo que se puede desear para la celebración de una boda de ensueño. Y si vienes por negocios, disponemos de una sala para convenciones y reuniones de empresa.

desde 110€

Llafranc

Seguimos en las playas de Palafrugell y nos vamos a otra población de pasado marinero, llena de encanto: Llafranc. Desde Llafranc salen muchas excursiones en barca para explorar las calas de la Costa Brava desde una perspectiva distinta y bien recomendable. Si preferís las alturas a las profundidades, subid en coche hasta el Far de Sant Sebastià, a cinco minutos en coche de la playa de Llafranc. ¡Unas vistas excepcionales desde el que es probablemente el mejor balcón del Mediterráneo! Si queréis pausar el tiempo y eternizar las vistas, una buena idea es quedarse a comer (¡o a dormir!) en el restaurante del Hotel El Far, un pequeño gran hotel con mucho encanto, situado junto a la ermita y la torre de guardia. Si os quedáis a dormir, no perdáis la oportunidad de ver salir el sol desde el Far. ¡Mágico!

Pero si queréis dormir cerca de la playa, tenéis tres muy buenas opciones en primera línea de mar: el Hotel Llafranch, el Hotel Llevant y el Hotel Terramar.

 

El hotel Llafranc, un establecimiento familiar situado sobre el paseo marítimo y frente al mar con 28 habitaciones totalmente equipadas, posee una oferta gastronómica de calidad con una cocina tradicional. Está abierto todo el año y en su bar terraza, un espacio único y singular, se encuentran los ambientes más diversos.

desde 92€
 

A la orilla del mar, en la típica villa marinera de Llafranc, se erige el Hotel Llevant, un precioso hotel con vistas al mar en Llafranc. La tradición avala este hotel, fundado el 1935, que pone a disposición de sus clientes unas refinadas instalaciones y una selecta cocina recomendada en la prestigiosa guía Gourmetour.

desde 85€
 

Situado en el corazón de la Costa Brava, a diez metros de la playa de la cala de Llafranc, el Hotel Terramar pone a vuestra disposición un establecimiento donde el confort y la comodidad son nuestra prioridad. El hotel combina experiencia, juventud y solvencia en un ambiente familiar y hospitalario que se renueva cada temporada.

desde 109€

Como bonus de vuestra visita a Llafranc, no os perdáis un paseo por la mítica Calella de Palafrugell, justo al lado. Sus tradicionales habaneras y las arcadas de su fachada marítima, la convierten en una de los pueblos más bonitos de la Costa Brava.

 

Platja del Castell

La Platja del Castell es extensa y de arena fina, ideal para ir con niños o en grupo. Lo que más me gusta es que es todavía una playa virgen y queda rodeada de naturaleza. Además, si os gusta andar, no os perdáis el camino de ronda que pasa por Platja Castell. Mirando al mar hacia la izquierda iréis en dirección Cala Senià (20min andando): una cala pequeña, preciosa, muy recogida e íntima. Si seguís diez minutos más, llegaréis a Cala Estreta (nudista). Por otro lado, en Castell mirando al mar hacia la derecha, iréis en dirección S’Alguer. En diez minutos llegaréis al precioso pueblo que parece sacado de un cuento de hadas y pescadores.

¿Dónde dormir? Un hotel fantástico situado en la playa de La Fosca, Palamós: el Hotel Ancora, muy cerca de Castillo, y en una zona animada por la noche para salir a cenar y dar una vuelta.

 

Situado a pocos metros de la tranquila playa de la Fosca el Hotel Àncora dispone de unas modernas instalaciones y de 46 habitaciones totalmente equipadas que, sumadas a una selecta cocina intenacional y regional convierten la estancia en este hotel en una experiencia inolvidable en cualquier época del año.

desde 84€

Tossa de Mar

Las vistas hacia la muralla y el castillo hacen que Tossa de Mar sea una de las playas más singulares de la Costa Brava y, sí, también de las más bonitas. Cuenta con arena gruesa y una extensa playa. Otro punto a favor es que tendréis a pocos metros todo tipo de servicios y la propia vila medieval de Tossa, ¡de obligado paseo!

¿Dónde dormir? Dormir en el Hotel Casa Granados es acertar seguro con la escapada a Tossa. Se trata de un hotel de lujo que perteneció a la familia del músico Enrique Granados.

 

Las playas de Lloret de Mar

Quizás porque pasé mi infancia en las playas de Lloret de Mar, siempre he tenido especial ilusión por hablar de ellas y darlas a conocer como se merecen Lejos de la imagen de discotecas y fiesta loca que llega a veces de Lloret, sus playas son preciosas, están llenas de naturaleza y representan una buena opción para pasar el calor del verano. No os perdáis la playa de Santa Cristina: playa virgen con los pinos justo donde acaba la arena; una playa tranquila y chiquitina, perfecta para ir con niños. Otra de las playas recomendables en la zona es la playa de Fenals, bastante más extensa, de arena gruesa y agua fresca y profunda. Por último, si practicáis el nudismo, no os perdáis la cala La Boadella. Su localización un poco más inaccesible la hacen particularmente tranquila y bonita. Hay que dejar el coche en la carretera que sube a la ermita de Santa Cristina y andar unos 200m por un camino de tierra hasta la playa.

¿Dónde dormir? Si vais sin niños, el Hotel Delamar en Lloret es una gran opción. Un hotel para adultos de espíritu joven, con una decoración moderna y chic.

 

Créditos de las Fotos, por orden de aparición, licencia Creative Commons, via flickr:

Andrea Ciambra, Jduval, Dennis Van Zuiljlekom, Stefan Schlautmann, Fernando Jimenez, Oscar & Alexandra, Jorge Franganillo, Jorge Franganillo, RSallo, Jorge Franganillo, Jorge Franganillo

¿Eres blogger?

¿Quieres ser socio?

X
únete a Costa Brava Hotels
X
Iniciar sesión
Si no tienes una cuenta, puedes crear una haciendo clic aquí.
X
Recuperar contraseña
Hemos recibido su solicitud. Si la cuenta proporcionada existe enseguida le reenviaremos un correo electrónico con su nueva contraseña.